La familia Lyrarakis, primero se involucró en la viticultura y en la elaboración del vino en 1966. Hoy la bodega está en manos de la segunda generación.

Durante estos dinámicos 50 años, la familia ha puesto todo su esfuerzo en revivir las variedades autóctonas de Creta, produciendo vinos que destacan su valor y características notables.

Lyrarakis Winery es considerado un precursor de Creta, principalmente por el enfoque de la familia en la vinificación de variedades autóctonas, así como sus mezclas con otras variedades internacionales.

Los múltiples premios y distinciones internacionales, además de la actividad de exportación en constante aumento justifican el reconocimiento ganado por Lyrarakis Winery en todo el mundo.

Las modernas instalaciones de la bodega se encuentran en la comunidad de Alagni, en Heraklion, Creta. La bodega, donde se guardan las barricas de roble para el envejecimiento, está abierta al público, ofreciendo a los visitantes una experiencia de degustación única frente a los viñedos de 14 hectáreas de la familia y las graciosas montañas Lassithi.

Sin duda, no existe una familia cretense que, con el tiempo, no haya participado directamente en la producción de vino. Para los habitantes de la isla, este producto ha sido, y seguirá siendo, el más querido de todos los bienes, que generosamente nos ofrece el suelo cretense.

Criado en este ambiente, en 1966 los fundadores de la compañía decidieron involucrarse profesionalmente en la producción de vino. La fundación de la compañía estuvo acompañada por la plantación de algunas de las mejores variedades locales de vino, a saber, el Vilana blanco y los tintos Kotsifali y Mandilaria. La bodega está situada en una de las regiones vitícolas más notables de Creta, concretamente en Alagni, Heraklion, el pueblo más montañoso de la zona de denominación (AOC) de PEZA.

La empresa comenzó a embotellar vinos con la marca de la familia Lyrarakis a principios de los años noventa. La primera añada de Lyrarakis fue en 1992, hasta entonces toda la producción se vendía a granel a las principales bodegas de Grecia o el extranjero.

Hoy, la empresa es administrada por la segunda generación. El viñedo familiar consta de 14 hectáreas de suelo de grava sobre piedra caliza y está situado a una altitud media de 550 metros. Desde finales de los años ochenta, se presta especial atención a las raras variedades de Creta. En particular, las variedades blancas "Dafni" y "Plyto" que se han salvado de la extinción constituyen una fuente de orgullo para el viticultor Manolis Lyrarakis. Vilana, White Muscat y Sauvignon Blanc complementan la gama de variedades blancas. En cuanto a las variedades tintas, los locales Kotsifali, Mandilari y Black Muscat se complementan con las variedades extranjeras Syrah, Merlot y Cabernet Sauvignon. La familia y el equipo técnico se esfuerzan mucho para experimentar con lotes más pequeños de otras variedades nativas, con la esperanza de poder ofrecerle pronto nuevos vinos interesantes.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.